Carta abierta al Sr. Presidente Peña Nieto y a los consumidores de marihuana: La Versión No Oficial, por Jesús López Segura

¡Qué mal lo han asesorado en este tema, Sr. Presidente!

 

 

Sr. Presidente. Lamento mucho que en su discurso de la ONU sobre la marihuana y en su iniciativa para, según usted, “cambiar el paradigma del prohibicionismo por uno nuevo, enfocado más hacia los Derechos Humanos y la Salud pública”, haya usted dejado en manos de los criminales la venta de un umbral mayor para los consumidores. Con esa propuesta le hace usted un gran favor a los narcos, que deben estar felices, porque les permite mantener su nefasto negocio al tiempo que alienta el mercado, al autorizar a los consumidores poseer 5 veces más gramos que antes.

venta-de-marihuana-penalizada-22-04-2016A los consumidores de marihuana quisiera decirles que cada peso que invierten en ese producto es utilizado para asesinar, para corromper tanto a policías como a autoridades de los 3 niveles de gobierno y, en última instancia, para desvirtuar procesos electorales y contaminar a niños y jóvenes con otras drogas verdaderamente dañinas.

No estoy criticando el derecho inalienable de cualquier adulto a consumir lo que su cuerpo le pida, derecho avalado recientemente por la Suprema Corte de Justicia de la Nación que decidió proteger a 4 mexicanos que lo solicitaron. Estoy llamando su atención en el hecho de que mientras el comercio de marihuana esté controlado por narcocriminales, en un mercado negro que acaba de ratificar, incomprensiblemente, el Presidente Peña; mientras no se autorice a los consumidores de mota sembrarla en su casa para el autoconsumo, cada peso invertido en el mercado negro los convierte, quiéranlo o no, sean conscientes de ello o no, en cómplices de todas las atrocidades que se cometan con ese dinero.

enrique-pena-fumando-churro-de-marihuana-fotoarte-notiguiaEl Estado tendría la obligación de impedir los asesinatos masivos, secuestros y extorsiones que se derivan del esquema prohibicionista en la materia, pero ha fracasado rotundamente. Y así pareciera reconocerlo Enrique Peña en su discurso de la ONU, por lo que fue aplaudido, pero desgraciadamente sus rimbombantes peroratas suelen colisionar con la aplicación práctica de las intenciones vertidas. El caso más claro se da en el ámbito de la lucha contra la corrupción. Actualmente se discuten detalles de cómo conformar un zar anticorrupción en México pero, como dice lúcidamente el panelista de Debatitlán, Juan José Rodríguez Prats, con el marco legal actual se podría combatir la corrupción eficazmente siempre y cuando, si, sólo si, hubiera voluntad política de hacerlo.

El Estado mexicano no solamente ha sido incapaz de contener a los grupos criminales, sino que, como resultado de su ineptitud, pero también por haberse corrompido hasta niveles de escándalo internacional, el consumo ha aumentado drásticamente y con él, la cauda de sufrimiento, de asesinados, desaparecidos y desplazados por centenares de miles. Cada hermano, cada vecino o amigo que muera o sea secuestrado o extorsionado, en parte será responsabilidad del Gobierno y en parte de los consumidores de drogas, porque contribuyen con dinero al negocio de los criminales.

enrique-pena-onuSr. Presidente. Desperdició usted la enorme oportunidad que la vida le puso en su camino de erigirse como un líder internacional que reclamara en la ONU el terrible dolor que la política impuesta por Nixon hace más de medio siglo para reprimir a los hippies que protestaban por la guerra de Vietnam, y llevada recientemente por su antecesor, Felipe Calderón Hinojosa, a los extremos absurdos, de locura, de declarar una guerra sin contar con policías confiables ni aparatos judiciales sólidos, sacando a los soldados a las calles, sin la preparación específica para tan delicada labor y ni siquiera con el marco normativo adecuado.

Despreció usted la ocasión de decretar la libertad de los mexicanos de sembrar marihuana para su autoconsumo, con lo que habría usted honrado la decisión de la Suprema Corte en la materia, consolidando los Derechos Humanos de los consumidores al tiempo que le habría arrebatado un alto porcentaje de sus ingresos a los narcotraficantes. Entonces sí que habría usted consolidado un liderazgo internacional indiscutible, con la enorme autoridad moral de ponerle, adicionalmente, un coto al negocio que preparan los norteamericanos para convertirse en los proveedores masivos de marihuana en los mercados internacionales, legales e ilegales.

venta-de-marihuana-22-04-2016¡Qué mal lo han asesorado en este tema, Sr. Presidente!

Su popularidad personal sigue pagando altísimos costos por la ineficacia y franca torpeza de algunos de sus asesores. Al consolidar el dominio de los criminales en el  mercado de la marihuana, incluso incrementando la cantidad legal de posesión, se deja la puerta abierta a pensar que los grandes capos compensaron con flujos financieros importantes ese gran servicio de un Gobierno castigado, por lo demás, con enormes pérdidas por el desplome en los precios del petróleo, acaecido justo en etapas electorales cruciales para su partido y su futuro político.