Fallece “el hombre de las pelotas grandes”: El Plato de la Casa, por Jesús López Segura

 

Rubén Mendoza Ayala será recordado por múltiples y controvertidas anécdotas

ruben-mendoza-ayala-fallecio-18-04-2016Rubén Mendoza Ayala es recordado por muchas anécdotas, una de ellas, haber competido contra Enrique Peña Nieto por la gubernatura del Edomex, cuando el equipo de operadores políticos del ahora Presidente -comandado entonces por Luis Miranda y el fallecido Jesús Pérez Piñón- le enderezó una campaña sucia que prácticamente lo sacó de la política.

Sin embargo, si alguien podía constituirse como el prototipo del político oportunista -dicho esto con todo respeto para el difunto-, que brincaba como chapulín de un partido político a otro, con una picardía extrema y un pragmatismo electorero que superaba cualquier afinidad ideológica, ése fue Rubén Mendoza Ayala, quien era señalado -a sotto voce por la vieja guardia del priismo mexiquense, la encabezada por Mauricio Valdés Rodríguez y posteriormente Arturo Montiel Rojas-, como “El Gay”.

En los inicios de su sui generis carrera política -plagada de anécdotas realmente inverosímiles, como cuando aparecía en campaña por la gubernatura en total estado de ebriedad, fanfarroneando sobre “sus labios gruesos y sus pelotas grandes”-, Rubén dirigía la Escuela Estatal de Cuadros del PRI, una especie de centro de reclutamiento de jovenzuelos con tan firmes aspiraciones políticas, que estaban dispuestos a pasar cualquier tipo de prueba de iniciación a fin de pertenecer a la exclusiva hermandad, comandada en última instancia por el también finado Abraham Talavera.

Ahí se fincó el semillero de golden boys que terminarfallecio-ruben-mendoza-ayala-18-04-2016ían ejerciendo un cacicazgo brutal en el poderoso municipio de Tlalnepantla y que culminaría comandando los dos partidos políticos más importantes de la entidad, hasta nuestros días.

Efectivamente, Ulises Ramírez, el controvertidísimo ex alcalde de Tlalnepantla, es actualmente el mandamás indiscutible del panismo mexiquense y se formó inicialmente con Rubén y Abraham, pero, a la muerte de éste último -asesinado en condiciones que dejaban muy mal parados a algunos de los integrantes de la congregación-, fue a refugiarse en el equipo del ex secretario de Gobernación -también finado y muy llorado por Calderón- Juan Camilo Mouriño.

Otro egresado de esa extraña y exitosa cofradía es el actual líder estatal del PRI, Carlos Iriarte, rescatado a la muerte de Abraham -junto con otros varios miembros de la pandilla- por el entonces recién estrenado gobernador Arturo Montiel, quien apreciaba tanto a Iriarte que prácticamente lo convirtió en su funcionario comodín o “mil usos”, pues fungió en ese sexenio, entre otras responsabilidades de alto nivel, desde secretario de Desarrollo Social, hasta de Segurcarlos-iriarte-amigo-de-ruben-mendoza-y-golden-boys-18-04-2016idad Pública, puesto para el que sacó a relucir un uniforme adornado con medallas de origen incierto, pues sus antecedentes castrenses se limitaban a su paso por el Colegio Militar -plagado también de sabrosos y comprometedores rumores no confirmados-.

Iriarte puja ahora, a través de la presión de cierta prensa local, por la candidatura a gobernador, impulsado por su principal patrocinador, Arturo Montiel, aunque ha logrado ganarse -me dicen- el tierno afecto de Eruviel Ávila.

De mi experiencia directa con Rubén recuerdo que una colaboración mía en Milenio Diario, recién estrenado en su edición mexiquense, le solicitaba aclarar los persistentes rumores sobre su militancia homosexual, pues el electorado tenía derecho a conocer ese dato de su vida personal dado que él atacaba cotidianamente a Yeidckol Polevnsky -candidata a gobernadora por el PRD- por el asunto de su cambio de nombre -que era igualmente personalísimo-, lo que provocó la ira incontenible de Carlos Marín, quien no solamente me corrió del periódico, sino que me dedicó una nota en primera plana calificándome de homófobo, sin posibilidad de réplica.carlos-iriarte-con-eruviel-avila-18-04-2016

Vale la pena recordar esa anécdota porque Marín patrocinó la campaña mediática más intensa de que se tenga memoria en favor de los grupos homosexuales -lo que es digno de celebrarse-, pero también se ha significado por despedir del diario y la televisora que dirige a quienes no piensan exactamente como él, o se niegan a plegarse totalmente a sus caprichos. Muy “liberal” en un tema, pero autoritario y represivo en otro.

Respeto profundamente las preferencias de los homo y bisexuales, pero considero que llevar y mantener en el poder a amantes y amigos por ese simple hecho, sin considerar sus capacidades para ejercerlo, constituye un delito evidente de nepotismo. Si alguien incorpora a un primo o a una esposa a la dependencia que dirige, inmediatamente es señalado y condenado. Pero como la homosexualidad se sigue manejando como algo intocable y cualquiera que aluda al tema es apedreado con el calificativo de homófobo, por histéricos homófilos como Carlos Marín, las cofradías homo y bisexuales se están empoderando a un ritmo mucho mayor que el de la mujer, por ejemplo. Y eso no presagia nada bueno. Al tiempo.